BUSCAR

                                                                                twitter4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

12 de marzo: Día Mundial del Riñón

La dirección del Hospital El Cruce adhiere al Día Mundial del Riñón que se conmemorará este jueves 12 de marzo. La Dra. Silvia Dipietrantonio coordinadora del programa de Trasplante Renal se refirió al Día Mundial del Riñón. También adelantó que ese día a partir de las 10 de la mañana se realizará una distribución de globos entre los pacientes del Hospital y se hablará acerca de la prevención de las enfermedades el riñón.

El Día Mundial del Riñón es una iniciativa global para concientizar y visibilizar el grave problema que tiene la salud renal en todo el mundo. Por un lado, hay un incremento en la incidencia y prevalencia de la enfermedad renal y por el otro lado la dificultad que tiene un porcentaje de la población enferma en la accesibilidad al sistema de salud por diferentes razones educativas, sociales, económicas. El día Mundial del riñón tiene como fundamental objetivo generar conciencia en la población acerca de la importancia que tiene la prevención y detección temprana de la enfermedad. Una población educada y consciente tiene mayor posibilidad de llegar al sistema de salud y así se pone en marcha todas las medidas necesarias de atención temprana y oportuna ¿Qué debemos conocer?

Los riñones son órganos vitales para nuestro cuerpo, funcionan como filtros produciendo orina a través de la cual son eliminadas las toxinas y el exceso de agua, controlan la presión arterial, colaboran en la producción de glóbulos rojos y mantienen los huesos sanos y fuertes. Las diabetes, hipertensión arterial, enfermedades cardiovasculares, obesidad, antecedentes de insuficiencia renal aguda, adultos mayores a 65 años son algunas de las causas responsables del daño renal. Las personas que tienen uno o más de estos factores de riesgos son las que se encuentran con mayor posibilidad en desarrollar algún grado de enfermedad renal y de progresar a estadios avanzados e irreversibles de la misma.

El deterioro de la función renal puede ser crónico o agudo según el tiempo que tarda en aparecer el daño renal, presentando a su vez distintos grados de severidad. La insuficiencia renal crónica es la perdida lenta y progresiva de la capacidad que tienen los riñones para cumplir con todas sus funciones, aparece lentamente y en la mayoría de los casos NO da síntomas clínicos que puedan alertar de su disfunción. La consulta periódica al médico permite hacer un diagnóstico temprano de la enfermedad renal. Un simple análisis de sangre midiendo el valor de creatinina y un análisis de orina hacen diagnóstico de enfermedad renal. La insuficiencia renal aguda se caracteriza por la pérdida brusca de la función renal que ocurre en pocos días, muchas veces se puede recuperar o dejar diferentes grados de secuelas en la función renal.

La enfermedad renal crónica afecta al 10% de la población mundial adulta, se encuentra dentro de las primeras 20 causas de muerte en el mundo, afecta no solo al paciente sino también a todo el entorno familiar y social/laboral. La insuficiencia renal aguda, es una importante causa de enfermedad renal crónica que afecta a 13 millones de personas en el mundo y un 85% de los casos ocurre en países con escasos recursos económicos. Por tal motivo, la necesidad imperiosa de crear conciencia en la prevención de estas dos formas de daño renal, aguda y crónica. Cuando los riñones se enferman y dejan de cumplir sus funciones la salud se encuentra en peligro, siendo el trasplante renal o la diálisis las formas de tratamiento para sustituir la función renal. Mientras que, en el 2010, 2.6 millones de personas en el mundo tuvieron que realizar alguna opción terapéutica renal, sea trasplante renal o diálisis, se estima que para el 2030 el número de personas que necesitarán de estos tratamientos se incrementará a 5.4 millones. Si nada se hace y no ponemos en acción medidas de prevención y detección temprana de la enfermedad renal se estima que para el 2040 la enfermedad renal crónica pasara a ser la 5° causa de muerte en personas jóvenes o fallecimientos prematuros. La enfermedad renal crónica se encuentra dentro de las llamadas Enfermedades No Trasmisibles (ENT). Las principales ENT son las enfermedades cardiovasculares, cáncer, las enfermedades respiratorias y la diabetes, consideraras como una epidemia que afectan a todo el mundo, independientemente del género o edad. Las ENT generan 41 millones de muertes todos los años, equivalente al 71% de todas las muertes en el mundo. Cada año, 15 millones de personas de 30 a 69 años, mueren por este tipo de enfermedades (principalmente enfermedades cardiovasculares y cáncer), estas son muertes prematuras. Por otro lado, la expectativa de vida se encuentra en aumento y, por lo tanto, el riesgo de padecer enfermedad renal crónica. A medida que las personas envejecen, presentan una exposición más prolongada a posibles factores de riesgo, como el consumo de tabaco, consumo nocivo de alcohol, la actividad física insuficiente, hábitos alimenticios y alimentación poco saludable. Como consecuencia las personas mayores padecen múltiples trastornos crónicos. De acuerdo con un estudio general sobre las tendencias y proyecciones poblacionales por grupo etario que abarcó el período entre 1970 y el 2030, se calcula que para el 2030 la población en general se duplicará, principalmente debido al crecimiento de los grupos poblacionales de mayor edad: habrá 4,2 veces más personas de 60 a 79 años y 7,3 veces más persona de 80 años en adelante.

El día mundial del riñón es una campaña global creada para fomentar conocimiento acerca de las medidas preventivas, factores de riesgo y cómo cuidar la salud de los riñones. La enfermedad renal debe estar incluida en todas las agendas de la salud ya que es causa y consecuencias de otras enfermedades. En el listado de acciones se deben incluir estrategias de prevención, detección temprana y manejo temprano de la enfermedad en sus primeros estadios. Todos los segundos jueves de marzo se busca enfatizar y generar conciencia en la población sobre la “Epidemia Silenciosa” causada por la enfermedad renal. Si no se tiene conocimientos de esta problemática, nada podemos hacer para prevenir sus consecuencias y evitar muertes prematuras. Por lo tanto, un diagnóstico temprano, oportuno y poniendo en marcha acciones simples pueden prevenir la enfermedad y en otros casos evitar la progresión natural de la misma hacia los estadios irreversibles. ¿Cuáles son las primeras acciones preventivas? Educación a la población con el objetivo que conozcan la enfermedad y puedan ellos mismos iniciar e implementar acciones para prevenirla. La población debe conocer cuáles son los factores de riesgo más importantes para desarrollar enfermedad renal y como cuidar a los riñones teniendo o no la enfermedad.

FACTORES DE RIESGO MÁS IMPORTANTES:

1- Diabetes

2- Enfermedad cardiovascular

3- Hipertensión arterial

4- Obesidad edad mayor a 60 años

5- Historia familiar de enfermedad renal

6- Antecedentes de insuficiencia renal aguda

7- Antecedentes de preeclampsia

8- Abuso en la ingesta de antiinflamatorios no esteroides

9- Enfermedades de la vía urinaria

10- Fumar

REGLAS PARA CUIDAR A LOS RIÑONES:

1- Control médico periódico

2- Control de la presión arterial

3- Control de los niveles de glucosa

4- Alimentación saludable y actividad física

5- Comer sin sal

6- No fumar

7- No automedicarse

8- Ingesta de agua El Día Mundial del Riñón no es solo un momento para tomar conciencia, sino también un momento para implementar acciones preventivas y hacer énfasis que simples cambios en el estilo de vida pueden tener un gran impacto en impedir la enfermedad renal o evitar la progresión de la misma.