BUSCAR

                                                                                         twitter4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

El Hospital El Cruce participó de una teleconferencia que organizó el secretario de Salud de la Nación, Rubinstein con las autoridades sanitarias de Chubut para analizar la evolución del brote de hantavirus en Epuyén

 

En la mañana de ayer, 14 de enero, se realizó una teleconferencia con el secretario de Gobierno de Salud de la Nación, Adolfo Rubinstein, la secretaria de Prevención y Control de Enfermedades Comunicables e Inmunoprevenibles, Miriam Burgos y su equipo técnico, junto al ministro de Salud de Chubut, Adrián Pizzi, funcionarios de epidemiología de la provincia, directivos del hospital de Esquel y del hospital El Cruce de Florencio Varela para definir medidas para la contención del brote.

De la teleconferencia también participaron la titular del Instituto ANLIS Malbrán, Claudia Perandones y el presidente de la Sociedad Argentina de Infectología, Lautaro de Vedia.

Entre los procedimientos que se acordaron se encuentra la toma de muestras de sangre de los contactos aislados para hacer un seguimiento de laboratorio por parte del Instituto Malbrán y la ampliación de una red de derivación para la eventual atención de pacientes con diagnóstico positivo de hantavirus.

Según el último parte provincial, hasta el momento se registran 28 casos positivos y 10 fallecimientos, mientras que 94 personas se encuentran bajo aislamiento respiratorio selectivo a fin de detener la propagación del virus.

De la comunicación con los equipos de Chubut participaron de el hospital de Alta Complejidad en Red El Cruce, el presidente de Consejo de Administración, Alejandro García Escudero; el consejero Julio Harris; el Director Ejecutivo, Gabriel González Villa Monte y el Director Médico Osvaldo Fariña. También por la secretaría de Gobierno de Salud, la jefa de gabinete, Analía López y el secretario de Promoción de la Salud y Control de Riesgos, Mario Kaler; los subsecretarios provinciales de Gestión Institucional, Fabián Puratich y de Programas de Salud, Mariano Cabrera; los directores del Hospital Zonal de Esquel, Antonio Mugno y Sergio Cardoso.

El Hospital El Cruce se sumará al equipo que se conformó para trabajar en la zona están viajando a Esquel el Director Médico, Osvaldo Fariña y la jefa de Infectología, Sandra Lambert.

Trabajo coordinado entre Nación y provincia

Desde el inicio del brote, los equipos técnicos del área de Epidemiología de la Secretaría de Gobierno de Salud se encuentran junto a sus pares locales relevando información respecto a los casos, la vía de transmisión y los contactos. Además de contribuir en el seguimiento de las personas con indicación de aislamiento y realizar, junto a especialistas en salud mental, un trabajo diario con la comunidad para reforzar las medidas de prevención y cuidado, así como de contención psicológica.

En este sentido, el trabajo coordinado entre Nación y Chubut consistió en diseñar el circuito de derivación para la atención de las personas, y colectar y procesar la información necesaria para formular los alertas sanitarios que emitieran oportunamente la provincia y la Nación de acuerdo al monitoreo de la situación.

Dentro del despliegue de recursos humanos, expertos en bioseguridad de la Administración Nacional de Laboratorios e Institutos de Salud (ANLIS) “Dr. Carlos G. Malbrán” viajaron a Epuyén, así como también trabajaron con los profesionales de Chubut para brindar apoyo al laboratorio provincial, y realizar la confirmación de los resultados de laboratorio de los casos, garantizando la calidad de los mismos.

El hantavirus es una enfermedad viral aguda grave, causada por el virus Hanta que se transmite a las personas a través del contacto con la saliva, las heces y la orina de los ratones silvestres infectados (principalmente los colilargos) que una vez secas, pueden ser inhaladas. Existen distintas especies de virus hanta y la que provocó este brote es la cepa Andes Sur.

La enfermedad, para la que no existe vacuna ni tratamiento específico, puede afectar la función de los pulmones y el corazón debido a una respuesta inadecuada del sistema inmune y como consecuencia en algunos casos llevar a la muerte.

Cabe destacar que a partir de la investigación epidemiológica de los casos y la información con la que se cuenta, los especialistas sostienen la hipótesis de que en el actual brote de hantavirus de Epuyén exista la posibilidad de transmisión de persona a persona, hipótesis que se encuentra a la espera de resultados concluyentes del análisis de la Unidad Operativa Centro de Contención Biológica del ANLIS.

Al momento, la letalidad observada en este brote es la esperada para la cepa Andes Sur de hantavirus (entre 30% y 50%).

En Argentina se han identificado cuatro regiones endémicas: Norte (Salta, Jujuy), Centro (Buenos Aires, Santa Fe y Entre Ríos), Noreste (Misiones) y Sur (Neuquén, Río Negro y Chubut). Entre el 2013 y 2018 se reportaron en Argentina 111 casos fallecidos de hantavirosis.

Se recuerdan las recomendaciones del Ministerio de Salud de Chubut para la población local:

• Si tiene fiebre y sospecha que estuvo alguna exposición ambiental relacionada a roedores, o estuvo en contacto cercano con un caso de hantavirus, consulte precozmente a su médico.
• Guardar reposo. No asistir a lugares públicos.
• Lavarse las manos frecuentemente con agua y jabón.
• Evitar el contacto estrecho con sus convivientes.
• Ventilar los ambientes dentro de su domicilio.
• Realizar la limpieza de su vivienda con solución de lavandina (un pocillo en un balde de agua)
• Mantener los alrededores de la vivienda y galpones ordenados y limpios.
• Usar lavandina para desinfectar y ventilar previamente; no menos de una hora los ambientes que permanecieron cerrados por tiempo prolongado; y realizar tareas rurales con ropa, calzado adecuado y protección respiratoria con barbijo o pañuelo.
• En caso de acampar, elegir un lugar libre de malezas y no dormir en contacto directo con la hierba; respetar las indicaciones de los guardaparques y guardafaunas, la cartelería y el personal de salud; recorrer senderos habilitados, con ropa y calzado adecuado, evitando lugares con malezas.