BUSCAR

                                                                                 twitter4

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 




 

 

 

 

La Dra. Silvia Kochen jefa del área de Neurociencias del Hospital El Cruce disertó en la exitosa Jornada Cerebro y Mujer mitos, realidades y distintas perspectivas

 

Se llevó a cabo el, 18 de diciembre, en el Auditorio del Polo Científico Tecnológico, el evento que reunió a 14 expositoras mujeres de primer nivel en diversas áreas de la ciencia para derribar falsas creencias y compartir distintos puntos de vista sobre la perspectiva de género en los campos de acción de cada una. La jornada fue organizada por la Unidad Ejecutora de Estudios en Neurociencias integrado por el Conicet, el hospital El Cruce y la Universidad Nacional Arturo Jauretche, cuya directora es la Dra. Silvia Kochen.

Éste es el año de las mujeres, no es casual lo que ocurrió la semana pasada", afirmó la neurocientífica argentina e investigadora principal del CONICET Silvia Kochen durante la jornada "Cerebro y mujer, mitos realidades, distintas perspectivas", dedicada a la relación de la mujer con la ciencia, y donde se invitó a distintas mujeres que trabajan en este campo para que transmitan y compartan sus experiencias.

El encuentro se realizó en el Auditorio del Polo Científico Tecnológico (Godoy Cruz 2270). "Es la cuarta jornada de arte y ciencia. Elegimos el tema de la mujer, apostamos como grupo y pensamos que es importante para un país más justo e igualitario contar con las autoridades, que nuestras jóvenes e investigadoras no se vayan y se queden acá. Es un desafío y es un honor hacer esta jornada", aseveró Kochen.

 

En representación del Hospital El Cruce asistió la directora de Administración y Operaciones la Lic. Paola Berias.

 

Con una sala colmada de mujeres que se acercaron a escuchar, la neurocientífica abrió la jornada con una conferencia titulada "El aporte de la neurociencia en el conocimiento sobre cerebro y mujer". Compartió su preocupación con la audiencia acerca de que "las neurociencias están de moda, pero a la vez en nombre de las neurociencias se dicen muchas cosas que son falsas;  ya que muchas veces se utilizan los hallazgos neurocientíficos para justificar determinados estereotipos de géneros".

Luego de presentar distintos estudios científicos que a lo largo de los años según la especialista, no hicieron más que formular los estereotipos que atribuyen la ideología de quela mujer razona de forma distinta al hombre por una razón biológica,Kochen brindó una conclusión en pos de un mundo más equitativo e igualitario: "Queremos promover y divulgar la investigación científica evitando los sesgos ideológicos y defendiendo la ciencia basada en la búsqueda de la verdad y la ética. También demoler las arcaicas creencias del determinismo biológico que intentan justificar los nefastos estereotipos de género que aún hoy se imponen".

Luego llegó el turno de la especialista María Eugenia Pedreira para dar su visión sobre la neurociencia de la memoria desde una óptica femenina. "Cuando en las ciencias cognitivas la diferencia entre los hombres y mujeres es la pregunta, allí se deben encender las alarmas. Los estereotipos sociales pesan y van en contra de la equidad. También es importante abordar el tema de la inclusión de género, más que desde una mirada femenina desde una mirada integral. Hay que empezar a abordar y evaluar determinadas cosas, en los tiempos difíciles es cuando uno encuentra refuerzos positivos", enfatizó Pedreira.

"Hemos recorrido un camino muy largo, y aunque ya no nos queman vivas por brujas o nos discriminan como a Marie Curie, la primera mujer científica en ganar un premio Nobel, aún nos queda un largo camino por recorrer", dijo la doctora Ana María Franchi durante su exposición a la que título: "La mujer en la ciencia: un camino árido … y ¿desalienta?".

Según datos aportados por la doctora, en todo el campo científico únicamente el 28% de los científicos son mujeres: "En los países más desarrollados hay mujeres que ocupan lugares en la ciencia, mientras que en los que están menos desarrollados hay muchas más. Y aunque finalmente las acciones incrementaron el cupo y la presencia de las mujeres en este campo, no hay doctorado que te salve del patriarcado", concluyó su exposiciónFranchi.

Los virus del dengue y el zika discriminan según la Dra. Andrea Gamarnik, quien expuso al auditorio su postura ante los virus que afectan aproximadamente a 390 millones de personas por año y sobre todo a países en situación de vulnerabilidad.

"En el caso del Zika, la presencia de un gran número de personas infectadas sin síntomas, la transmisión sexual. Teniendo en cuenta posibles trastornos neurológicos en recién nacidos, la falta de educación sexual, el limitado acceso a métodos anticonceptivos, la ilegalidad del aborto en los países más afectados por el virus puso a las mujeres en una situación de alta vulnerabilidad", afirmó Garmanik. Además compartió un deseo con la audiencia: "Que haya en el congreso de virología 2020 un 50/50 de hombres y mujeres".

El turno de Lucía Ciccia, doctora en estudios de género, licenciada en biotecnología e investigadora sobre la neurociencias y el mito del sexo en el cerebro apuntó a los nuevos aportes desde una epistemología feminista. Y propuso demostrar la invalidez de categorizar a los cerebros de maneras sistemáticas: "Si bien existen diferencias notorias entre varones y mujeres, son las mismas que existen entre los mismos cerebros entre hombres y hombres".

"Lo que me gustaría proponerles es que en vez de tener una categoría biológica como mujeres y hombres, nos interpretemos como una expresión biológica flexible, que está en constante diálogo, es dinámica, entonces no tenemos ninguna biología que defina nuestra capacidad, ni nuestra conducta", comentó Ciccia.

"Parece extraño ya que el cielo es algo común a toda la humanidad. Sin embargo, analizar si María Mitchel miraba el cielo diferente o Herschell con su hermana Caroline quien tomaba las notas por él ya que su madre no le permitía estudiar porque debía hacer las tareas domésticas de la casa es algo paradójico", describió durante su exposición la doctora Gloria Dubner cuyo título disparó: "El cielo mirado con ojos de hombre y con ojos de mujer".

Durante su exposición, la doctora diferenció el labor de las mujeres y los hombres en el campo de la astronomía: "Mi gran pregunta es ¿si la investigación en astronomía tiene impronta de género?.Lo que sí puedo decir es que las mujeres miramos bastante en detalle y podemos expandirnos mientras que los hombres suelen concentrarse en temas limitados. Lo más importante es que seguiremos mirando el cielo con la misma curiosidad, hombres y mujeres, con miradas diferentes y complementarias".

Y si del trabajo en laboratorio se habla, la Dra. Natalia Mateweckiinvitó a los presentes a pensar en la fusión del arte en el laboratorio en su charla: "Rebelión en el laboratorio, llegaron los artistas", donde explicó cómo hacer desde la ciencia lo mismo que hace un artista en la especialidad del Bioarte. "La finalidad es la misma a través de una producción de una obra de arte viva que tenga un fin académico", definió.

"La construcción cultural del género y su transformación en el último siglo en pueblos indígenas del chaco argentino", fue el tema elegido por la Dra. Mariana Gómez quien se dedicó a estudiar distintos grupos aborígenes del país. "Me interesaba ver cómo los misioneros que venían a domesticar a las mujeres cambiaron la forma y el entorno de esas personas que vivían en un contexto totalmente distinto. Hoy todas las áreas fueron intervenidas y las mujeres fueron domesticadas y replegadas en el espacio doméstico", afirmó Gómez.

En un segundo bloque de la jornada que reunió a distintas mujeres del área científica y del arte para dar su perspectiva,  fue el turno de Malena Bistrowicz, cineasta y documentalista quien habló sobre "la mujer y el cine". Sus documentales siempre tienen como protagonistas únicamente a mujeres: "Mi idea era generar películas con contenidos que tengan perspectiva de género para visibilizar realidades, violencia y abusos y derribar estereotipos. Y aunque todo está cambiando un poco más, hacen falta películas dirigidas por mujeres y que se miren a través de otras mujeres sería como una especie de sororidad audiovisual".

La Dra. Gabriela Dicker forma parte del 9% de mujeres que habitan y trabajan en las rectorías de las universidades. Hace años que se desempeña como rectora de la Universidad General Sarmiento y sabe que es un puesto al que pocas mujeres llegan. "En todos los ámbitos escuchamos hablar de la definición 'techo de cristal', eso que deben romper las mujeres para llegar a las altas direcciones y que definitivamente, no debería existir en las universidades. Hoy en las universidades tenemos doble techo de cristal y la única forma de revertir la situación es visibilizando las problemáticas", comentó Dicker. 

"El periodismo científico es muy importante. Hace unos años, los médicos recomendaban fumar y algunos confundían la homeopatía con hepatitis B, nuestro trabajo fue nada más, ni nada menos que profundizar los distintos ángulos de la información para poder comunicar de manera clara y precisa a la población y al mundo las noticias", confesó la periodista Valeria Romándurante su exposición "Por qué el periodismo científico importa en el avance contra la pseudociencia".

Para Giselle Bordoy de Wikimedia Argentina, el problema más grande al que se enfrenta la presencia de mujeres de ciencia en Wikipedia es la falta de relevancia: "Es una de las batallas más importantes que estamos perdiendo". Sin embargo, desde Wikimedia Argentina, están tratando de erradicar esta situación para cambiar la realidad: "Agregamos 48 científicas argentinas y 15 tienen sus respectivas fotos, lo cual es polémico pero es un gran avance".

Por otro lado, la Dra. Diana Maffía en su presentación "La representación de las mujeres: arte, medicina y política" demostró con ilustraciones cómo se percibió a la mujer a lo largo del tiempo. "La naturalización de las jerarquías de género viene hace siglos. La mujer era enferma por naturaleza y todo se reducía a que la mujer es inferior", comentó Maffía. "Hoy las cosas cambiaron y las mujeres tenemos que seguir en este carril de unión", concluyó.

A modo de cierre, la organización llamó a la Dra. Nora Barrancos para dialogar sobre "El reto cultural a la naturaleza". La investigadora principal del CONICET, dio el cierre a una jornada llena de exposiciones y de conclusiones que invitan a pensar. "Los sectores religiosos y conservadores ponen a la naturaleza por debajo de Dios, y aunque la naturaleza no sepa ni siquiera que se llama de esa forma es algo a lo que se debe estar atentas", concluyó Barrancos.